Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

castellano english
Facebook Facebook
Turismo Responsable
Menu

Turismo y Animales Centros de Tigres

Centros de Tigres

Como ilustración a los diversos establecimientos que existen por el mundo donde los turistas pueden tocar a los tigres, exponemos un informe del Tiger Temple que se encuentra en Tailandia ya que al ser gestionado por monjes budistas, muchos creen que es una actividad inofensiva y un "ejemplo" de armonía entre animales y personas. Recordemos que cualquier interacción forzada entre animales salvajes y personas es estresante para los animales y suele conseguirse a través de la domesticación de los animales con violencia. Ver más abajo información de la desungulación y sedación de los animales que son forzados a interactuar con personas.

El Templo del Tigre – Explotando al tigre por el dinero de los turistas

Un informe de Care for the Wild International

El Templo del Tigre de Kanchanaburi (Tailandia), se ha convertido en un destino turístico muy popular que atrae cada día a cientos de visitantes de todo el mundo.

Movidos por las preocupaciones de los turistas y de los voluntarios del Templo del Tigre, Care for the Wild International (CWI) investigó el centro y descubrió evidencias cuanto menos preocupantes sobre la conservación y el bienestar de los animales, entre las que se encontraban:

  •  Tráfico ilegal de tigres
  • Maltrato físico sistemático a los tigres del templo, e
  • Interacciones de alto riesgo entre los tigres y los turistas.

Este informe se basa en informaciones recogidas entre 2005 y 2008.


Conservación


El comercio ilegal internacional con tigres supone la principal amenaza para esta especie. Mientras el Templo del Tigre reivindica que recibió sus primeros tigres legítimamente como animales rescatados de los cazadores furtivos, CWI tiene evidencias de que en lugar de continuar como un centro de recuperación, ahora el Templo opera como criadero y está involucrado en el intercambio clandestino de tigres con el dueño de una granja de tigres en Laos. Estas acciones contravienen las leyes de Tailandia, las de Laos y las internacionales (Convenio Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas; CITES). CWI también ha estado en contacto con un comerciante de fauna tailandés que asegura haber vendido los primeros tigres originales al templo.


Pero CWI descubrió que al menos siete tigres desaparecieron del Templo entre 2005 y 2007, y al menos cinco ejemplares aparecieron sin explicación alguna (uno de ellos murió poco después de su llegada). A menudo cambiaban animales viejos por jóvenes cachorros de un criadero en Laos. A los tigres que llegan nuevos muchas veces les ponen los mismos nombres que a los animales que han trasladado del Templo a Laos para tapar el hecho de que cambian a los tigres de sitio y para crear la falsa apariencia de que continúan con el principio del Templo de proporcionar a los tigres un cuidado de por vida.


Reproducción


El Templo no dispone de la licencia exigida por la Ley Tailandesa para la cría de tigres, pero, a pesar de ello, y según sus propios registros, ha criado a 10 cachorros con los animales que tenían al principio. Otros tantos cachorros también nacieron pero no sobrevivieron.


Para formar parte de un programa de conservación de la reproducción, se debe conocer la estructura genética y la historia de los padres del animal. Pero los primeros animales del Templo son de origen desconocido, y tampoco les han hecho pruebas de ADN para identificar sus subespecies. Con estos antecedentes, el Templo no puede participar en ningún programa de cría para la conservación.


Además, hay consenso entre los conservacionistas sobre el hecho de que liberar a tigres criados en cautividad no suele ser una opción viable por el poco hábitat natural disponible y, en el caso de animales que tienen trato estrecho con humanos, como es el caso de los tigres del Templo, la puesta en libertad es potencialmente fatal para los tigres, los humanos y el ganado.

Alojamiento

Las directrices internacionales para los zoológicos recomiendan que los recintos para los tigres tengan al menos 500m2 por pareja o para una hembra y sus cachorros. En éstos debe haber tanto un espacio amplio abierto como otro cubierto. El espacio debería estar enriquecido con varios sustratos, estructuras para trepar y agua para que naden.


El Templo del Tigre tiene aproximadamente 15 tigres juntos. Lejos de poder rondar libremente como se afirma en los folletos del Templo, la mayoría de los animales pasan casi toda su vida en jaulas pequeñas de hormigón o de hierro que miden poco más de 30 m2.

Aparte del tamaño totalmente inadecuado, las jaulas no tienen prácticamente ningún enriquecimiento ambiental, las instalaciones donde viven los animales durante largos periodos de tiempo no cumplen ni con los requisitos mínimos.


Exhibición turística

Cada día, entre la 1 y las 4 de la tarde, una media de diez tigres salen a exhibición en el ‘Cañón Tigre’ del Templo que, recibe cientos de visitantes al día, la mayoría extranjeros. En 2008, un voluntario estimó que en un solo día habían ido más de 880 visitantes. Además de tocar y de sentarse sobre los tigres, el poder hacerse una foto con la cabeza de un tigre en el regazo es la atracción principal de los turistas visitantes. Los tigres están en el Cañón durante tres horas. No hay casi sombra, excepto la que les dan a los turistas, y las temperaturas pueden rebasar tranquilamente los 40º al sol.

Los trabajadores del Templo llevan a los tigres con correas cortas desde sus jaulas hasta el Cañón. Allí, los atan con cadenas fijas de entre 3 y 5 metros y les ponen cerca grandes cuencos de hormigón para obligar al animal a adoptar y mantener una buena pose para los turistas. A los tigres les ponen en posición tirándoles de la cola y hasta les pegan para que adopten poses especiales que gustan a los visitantes.


Los empleados del Templo están muy cerca de los animales todo el rato y, para mantenerlos controlados, utilizan orina de tigre que llevan en una botella y les echan a chorros en la cara. En la selva, los tigres usan la orina como señal territorial o de agresividad. Cuando les echan un chorro desde tan cerca representa un gesto de extrema agresividad de un animal dominante.

Comportamiento


El comportamiento anormal y estereotípico (movimientos repetitivos, como apatía o mover la cabeza de un lado a otro, morder o pasear de un lado a otro, repetidos constantemente y con el mismo patrón) es común en animales a los que se les ha frustrado su comportamiento natural, ya sea con un alojamiento inadecuado o aburrido o mediante entrenamiento y control. En el Templo, es muy frecuente verlos ir de un lado a otro o mordiéndose las patas, tanto cuando están en las jaulas como durante la exhibición. Esto es un indicativo de estrés y frustración impuesta por el alojamiento y trato inadecuados.


Seguridad de los visitantes


La investigación de CWI llama la atención sobre la seguridad de los visitantes del Templo del Tigre. Hay numerosos ataques documentados, algunos de los cuales, fatales, a humanos por parte de felinos salvajes en cautividad que estaban “adiestrados” y que aparentemente eran inofensivos. Estos ataques también se produjeron durante sesiones de fotos. En el Templo, a los visitantes, incluidos los niños, se les anima a que se acerquen a los tigres durante las fotos. Los empleados no impiden el contacto directo con los animales incluso cuando los tigres se comportan de forma agresiva. Además, ni los trabajadores ni el Templo están preparados o equipados para resolver las emergencias potenciales. El Templo del Tigre renuncia explícitamente de cualquier responsabilidad por heridas o daños y, para ello, los visitantes firman en la entrada un acuerdo de responsabilidad.


Dieta


La dieta recomendada para los tigres en cautividad debería consistir en cadáveres enteros, incluyendo la carne, los huesos, los despojos y la piel. Esto se debería complementar con minerales y otros nutrientes esenciales. La carne, normalmente, se les debería dar cruda para evitar la pérdida de vitaminas y otros nutrientes esenciales. Para mantener un estado corporal saludable, se recomienda un mínimo de 3 a 4 kg. de carne al día.
En el Templo del Tigre, la dieta consiste básicamente en cadáveres de pollo a los que se les han quitado las mejores partes de carne para consumo humano, algunos trozos de cerdo o vaca, mayormente grasa, y algún paquete de comida para perros o gatos de vez en cuando. La ración normal no supera los 3 kg. y toda la comida está cocinada, lo que es necesario para evitar que el pollo les contagie la gripe aviar. Sin embargo, debido a que toda la comida está cocinada y a que sólo les dan restos de cerdo y vaca para complementar la dieta basada en pollo, los tigres tienen riesgo de malnutrición. Normalmente, también les faltan minerales esenciales como el calcio y otros nutrientes como la taurina. La malnutrición puede resultar en ceguera, pérdida de masa muscular y deformación de los huesos. De hecho, algunos de los tigres del Templo tienen problemas de visión y deformidades en las patas. A los cachorros los separan de sus madres cuando tienen entre dos semanas y dos meses de edad (el destete natural se produce entre los 4 y los 6 meses) y los crían a mano a base de leche formulada, la cual no contiene los nutrientes adecuados para asegurar el crecimiento adecuado de los tigres.

Conclusiones

Los tigres están alojados en malas condiciones y son maltratados para hacerlos sumisos y que actúen delante de los visitantes. Aunque el Templo del Tigre pudo haber abierto sus puertas como un centro de recuperación de tigres, se ha convertido en un centro de cría para producir y mantener tigres solamente para los turistas y, en consecuencia, para beneficio del Templo. El tráfico ilegal internacional ayuda a mantener la población de tigres en cautividad de Templo y no existe ninguna posibilidad de que el programa de cría del Templo contribuya a la conservación de las especies en el medio salvaje.

La Coalición internacional de Tigres (ITC), formada por las organizaciones protectoras y los científicos más destacados del mundo, ha denunciado al Templo del Tigre destacando los impactos negativos del comercio internacional de tigres y la cría de tigres en el templo.

Un informe de Care for the Wild (Traducido por Judith Rodríguez, judithromen@hotmail.com)

 

Ver un reportaje de este lugar aqui. 

Granja de tigres de Guilin, China

El centro Guilin en China, oficialmente Xiongsen Bear and Tiger Mountain Village, es una horripilante granja de tigres y osos donde mantienen a 1,500 animales en aberrantes condiciones, algunos forzados a realizar espectáculos, para usar sus partes en la producción de un caro vino supuestamente afrodisíaco. Veréis una investigación de este lugar realizada por Animals Asia en este enlace.


Desungulación y Sedación

Para facilitar su manejo y reducir los riesgos de las interacciones entre felinos y personas, una práctica habitual es la desungulación de los animales, que implica la extirpación de sus garras. .

Lejos de tratarse de un procedimiento inofensivo, se trata de un proceso brutal y doloroso que tiene numerosas implicaciones para los animales.

La desungulación consiste en sacarles las garras a los animales cortando la tercera falange entera del animal hasta la articulación. Así pues, no sólo se amputa la garra sino también hueso, nervios, capsulas de las articulaciones, ligamentos y tendones.

  • Después de la operación, es frecuente que los animales padezcan un dolor atroz, daños al nervio radial y hemorragias profusas, o que queden astillas de huesos que dificultan la curación, o el nuevo crecimiento de la garra dentro de la pata.
  • La pérdida de esta parte del dedo modifica la conformación del pie de los animales lo que puede provocar daños en las almohadillas y anormalidades en su movilidad dado que deben pisar el suelo en un ángulo antinatural -que suele causarles dolores en la espalda.
  • Asimismo los animales desungulados también pueden sufrir dolor crónico en la espalda y las articulaciones dado que los músculos de hombros, piernas y espada se les debilitan.
  • Al perder las garras, a estos animales les cuesta agarrar la carne para comérsela, dificultando también su alimentación.
  • La extirpación de las garras puede incluso afectar la personalidad de los animales, ya sea tornándolos más apáticos como más nerviosos, asustadizos y, por tanto, agresivos. Algunos pasan a defenderse entonces con los colmillos (que también es común arrancar o lijárselos)

Muchos de los grandes felinos desungulados que han podido ser rescatados, han necesitado complejas cirugías para tratar de corregir algunos de estos problemas.

También para evitar ataques a las personas, es común sedar a los animales antes de cualquier interacción. Para que no sea tan obvio que el animal ha sido tranquilizado, y para que pose para las fotografías con los turistas, en ocasiones se les echa agua a la cara o se les provoca con trozos de carne. En lugares como el infame Tigre Temple de Tailandia, se les rocía con orina de otros tigres dominantes en un intento de mantenerlos sumisos.

↑ Subir

Turismo Responsable - Fundación Faada

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 93 463 96 70 - turismo@faada.org
Turismo Responsable en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr

Política de cookies