Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Turismo y Animales

Poblaciones Locales

UN TURISMO RESPONSABLE CON LOS ANIMALES ES POSITIVO PARA LAS POBLACIONES LOCALES

La falta de compromiso del sector turístico con el mundo animal puede tener graves consecuencias: no sólo para los animales implicados, sino también para la misma industria.


En primer lugar porque muchos de los animales utilizados en actividades turísticas se encuentran, o pronto se encontrarán si persiste su explotación, en peligro de extinción (ex: los elefantes asiáticos) y es necesario preguntarse que pasará cuando lleguen a desaparecer. No sólo los viajeros y las empresas saldrán perdiendo; también pagarán el precio las poblaciones locales que han ganado su sustento a costa de estos animales y los turistas de manera insostenible. Poniendo en peligro la supervivencia de ciertas especies han condenado a sus negocios a ser “de corto plazo”.


En segundo lugar, siempre en referencia a las poblaciones locales, es importante recordar que el respeto hacia los animales ofrece una imagen de seriedad y compasión que se traduce, cada vez más, en un importante valor añadido a nivel turístico. Ante la opción, un visitante escogerá el proveedor que tenga a los animales en mejores condiciones. También un cuidado apropiado de los animales garantiza su supervivencia y, consecuentemente, el negocio a largo plazo.


No podemos olvidar además, que la mayoría de las interacciones con animales salvajes son potencialmente peligrosas y que cada año se registran nuevos, y a menudo graves- incluso mortales, accidentes o ataques a personas en todo el mundo.


Las empresas del sector turístico también pueden salir perjudicadas ya que estas problemáticas se están difundiendo en todo el mundo y cada día más turistas son concientes de las implicaciones que conllevan ciertas actividades y la sociedad se encuentra cada vez más sensibilizada con el trato hacia los animales. Hoy en día personas de todo el mundo deciden no viajar a, no volver o no recomendar esos países dónde se pueden presenciar actos de maltrato o crueldad hacia los animales.


Así que no es de extrañar que en los últimos años varias agencias y tour operadores hayan recibido quejas de clientes que habían presenciados actos de crueldad hacia los animales en sus visitas y recorridos. Fomentar un turismo respetuoso hacia los animales ofrece un valor añadido a las agencias y operadores.


Por último, es importante recordar que las alternativas existen y que si todas las partes implicadas en la industria turística deciden cooperar será posible redirigir las actividades con animales ofreciendo a los turistas la posibilidad de conocer la fauna local de una manera más ética y responsable. Y así preservar nuestro patrimonio medioambiental para las futuras generaciones.


Existen muchos ejemplos de actividades perjudiciales para los animales y la conservación que han sido redirigidos con éxito para todas las partes implicadas, por ejemplo:

  • La tribu de los Kalandars en la India habían ofrecido históricamente espectáculos de osos bailarines. En 2002, la entidad Wildlife empezó un proceso para ofrecer educación a esta comunidad y para ayudar a que las mujeres consiguieran un trabajo (por tanto un segundo sueldo para la familia) a cambio de la cesión de sus osos. Los miembros de la tribu firmaron un contrato legal comprometiéndose a no adquirir jamás un oso y algunos de ellos incluso han obtenido un trabajo en un santuario de osos rescatados.
  • La entidad Funzel en el Salvador, que trabaja para la conservación de las tortugas marinas luchando, entre otras, contra el furtivismo de huevos, empleó a los propios furtivos para llevar a cabo un proyecto de protección de los nidos y de ecoturismo.
  • La gran mayoría de los centros reales de rescate de animales y de proyectos de conservación, ofrecen empleo y sueldos dignos a locales.
  • En el parque natural de Chitwan, Nepal, es tradicional cruzar el río para acceder al parque montando sobre un elefante. La agencia TUI Holanda, decidió transportar a sus clientes en canoa (informándoles de los problemas que implican los paseos en elefante) fomentando un negocio de alquiler de estas embarcaciones.


Es importante educar a las poblaciones locales del valor de su entorno natural y de la necesidad de protegerlo no sólo para la conservación sino también para su sustento económico que en gran parte depende de él. Pero a la vez identificando y garantizando una subsistencia alternativa para aquellas personas implicadas en una práctica turística insostenible.

 

Política de cookies