Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

castellano english
Facebook Facebook
Turismo Responsable
Menu

Turismo y Animales Avistamiento de osos

Avistamiento de osos

Las actividades de avistamiento de osos suelen tratarse de excursiones organizadas por zonas en que hay presencia de estos animales y donde se va acompañado de un guía experto. También existen lugares de observación con pasarelas y escondites en lugares clave para observar de manera semi-organizada a estos animales. Como pautas generales, es importante:

  • Estar alerta y vigilando los alrededores
  • Ser especialmente prudente
  • Ser paciente
  • Acercarse lenta y silenciosamente
  • Llegar y abandonar el lugar por la misma ruta
  • No seguir ni perseguir a los animales
  • Intentar colocarse de manera que el viento no lleve nuestro olor a los animales
  • No darles comida y tratar de no llevar comida encima (más información debajo)
  • Retirar toda la basura y restos de alimentos de la zona (más información debajo)
  • Usar binoculares, teleobjetivos o telescopios potentes para observar a los animales desde la distancia
  • No usar el flash de la cámara
  • Evitar las conversaciones ruidosas y los movimientos exagerados
  • No acercarse a los animales y mantener una distancia mínima de 45 metros
  • No tratar de llamar la atención de los animales
  • No imitar el ruido de un oso (ni para atraerlo ni ante un posible ataque)
  • Tener cuidado de no interponerse entre una madre y su cría
  • Si se observa al animal molesto (aunque estemos respetando la distancia mínima), que cambia su comportamiento (deja de comer, cambia de dirección, te observa...) o que abandona lo que estaba haciendo, se debe aumentar la distancia
  • En los avistamientos aéreos; no volar demasiado bajo ni en círculos alrededor del animal
  • Planificar la reacción del grupo ante un posible encuentro cercano
  • Mantenerse junto al grupo
  • Mantener a los perros atados con correa en todo momento.

Es preferible hacer uso de puestos de observación y ubicaciones específicas para estos avistamientos y, a ser posible, dentro de horarios fijados. Esta consistencia reduce el estrés que podamos causar a los animales haciendo el comportamiento de los humanos más predecible y dándoles la opción de acercarse o no a nosotros.

Cuando un oso reconoce nuestra presencia, puede mirar en nuestra dirección levantando la cabeza y el hocico para determinar qué somos exactamente y también levantarse sobre sus patas traseras para vernos y olernos mejor.

Hay que tener en cuenta que cada animal tiene su propia personalidad, así que lo que para un individuo es una distancia segura a la que toleran la presencia de los humanos, para otro puede no serlo, o unos individuos pueden verse más estresados que otros por distintos tipos de vehículos, ruidos, etc. A veces, aunque una distancia pueda ser segura para un animal, un estímulo adicional (como un ruido repentino o la llegada de otro oso), puede incomodarle y hacer que éste necesite un mayor espacio personal. Así pues, cuanto mayor sea la distancia y las precauciones que tomamos, siempre será mejor para los animales.

Reacciones ante los osos

Hay otras circunstancias menos controladas en que podemos encontrarnos con osos. En la mayoría de estos casos, cuando los osos huelen o escuchan a las personas huyen incluso antes de que éstas se percaten de la presencia del animal. Sin embargo, hay que tener en cuenta de que se trata de animales salvajes que son peligrosos e imprevisibles, así que en esta sección listamos algunas pautas a seguir en caso de un encuentro con un oso.

En el caso de osos habituados a la presencia de los humanos:

Si no se han percatado de nuestra presencia, nos debemos retirar silenciosamente. En caso de que sea conciente de nuestra presencia; le hablaremos en un tono bajo, moveremos los brazos, y nos retiraremos de la zona. Si estamos cerca de un coche o un edificio, nos meteremos dentro.

En el caso de osos defensivos:

Si un oso nos identifica como una posible amenaza para ellos, sus crías o su comida, puede actuar de manera defensiva. Es importante saber reconocer las reacciones defensivas de los animales, y que incluyen:

  • vocalizaciones como resoplar, jadear, gruñir
  • soltar aire por la nariz o exhalar ruidosamente
  • repiquetear los dientes, o morder el aire
  • fruncir los labios
  • golpear el suelo con las patas delanteras
  • agitar la vegetación
  • bajar la cabeza y echar las orejas atrás o hacia delante mirándote directamente
  • cambios rápidos de dirección o de velocidad como hacer amagos de ataque acercándose corriendo y alejándose

En este caso el animal quiere que nos alejemos. Debemos pararnos de cara al animal (si estamos con otros, mantenernos unidos y actuando como un grupo), asegurarnos de que el animal tiene una ruta de escape y retirarnos marcha atrás lentamente sin dejar de mirarlo. Si tenemos uno disponible, usar un silbato o una sirena.

En caso de osos depredadores:

En esta situación, que es extremadamente remota, los animales atacarían a las personas con la intención de matarlas. En estos casos no suelen llevar a cabo reacciones defensivas, sino que acechan silenciosamente, acercándose a su objetivo. En esta situación debemos abandonar el lugar si es posible en coche o canoa u otros vehículos. En caso de ir a pie, deberíamos

  • Cambiar la dirección de nuestra marcha
  • Tratar de retirarnos lentamente sin dejar de observar al animal
  • No correr, ni subirnos a un árbol (los osos son rápidos y muy buenos escaladores)
  • Si se sigue acercando, hablar alto o gritarle tratando de actuar agresivamente para intimidarlo
  • Intentar parecer más grandes de lo que somos (subiendo a una zona más alta, agarrando la mochila o el abrigo sobre nuestras cabezas, etc). Si sois varios, actuar como un grupo
  • Si persiste y ataca, deberemos enfrontarnos al animal siendo agresivos para tratar de disuadirlo; lanzarle piedras u objetos (que no sean comida), gritar, agitar los brazos y golpearlo con palos o usar silbatos o sirenas
  • Sobretodo, no debemos jamás hacernos los muertos.

Excursiones en territorios de osos, mucha atención con la comida!

La mayoría de ataques de osos negros a personas son leves pero suelen deberse a intentos de los animales de llegar a la comida.

En caso de estar de excursión o acampada en una zona donde puede haber osos y debido a su agudo sentido del olfato es muy importante mantener la comida y otras sustancias de olores que podrían atraer a los osos (pasta de dientes, jabones, artículos de cocina, pienso..) alejadas del acceso de los animales. Si podemos, guardaremos estos posibles atrayentes en el maletero del coche, si no es posible debemos en una bolsa y colgarla al menos a 4 metros del suelo, a 2 metros del tronco de un árbol y lejos de la zona de acampada.

Muchos parques disponen de contenedores a prueba de osos para evitar que tengan acceso a la basura y se acostumbren a merodear cerca de éstos.

  • Debemos retirar toda la basura generada (retirando incluso tacas de aceite que puedan quedar en algún lugar)
  • Si un oso se interesa por nuestra comida y ataca, nos apartaremos de ella
  • Es muy importante que los osos no se acostumbren encontrar restos de comida o a buscar en las basuras ya que esto supone varios problemas y puede llevar incluso a su muerte
  • Se pueden condicionar a la comida aunque sólo hayan encontrado comida humana una sola vez
  • Cambia su comportamiento haciéndoles perder su miedo instintivo a los humanos
  • Se acercan cada vez más a las personas y se pueden tornar más impredecibles y agresivos e incluso herir a las personas suponiendo un riesgo para la seguridad pública. A menudo estos animales tienen que ser eutanasiados
  • Pueden causar daños materiales
  • Pueden enseñar este peligroso comportamiento a otros osos
  • Pueden ser atropellados por coches
  • Pueden convertirse en presa fácil para los cazadores
  • Diversos estudios han demostrado que los osos que obtienen comida de las personas y las basuras viven menos que aquellos que se mantienen alejados de los humanos

Osos Polares

En el caso de los osos polares, su agilidad, facilidad de correr por terrenos complejos y habilidad de nadar y sumergirse, y el hecho de que, a diferencia de otras especies de oso, su dieta esté basada en otros animales, hace que las precauciones a tomar en sus avistamientos sean mayores.
Los osos polares son de naturaleza curiosa, potenciales depredadores, y al no siempre disponer de comida a su abasto pueden tener estrés nutricional, características que aumentan el riesgo para las personas.

No debemos permitir que los osos hagan contacto físico con nuestros vehículos o barcos. Si no se les desalenta éstos pueden perder su sentido de miedo natural y aumentar su agresividad. Para tratar de auyentarlos se puede hacer ruido encendiendo los motores o tocando la bocina por ejemplo- siempre haciendo el mínimo e imprescindible ruido, y en caso de que el animal no desista, debemos abandonar el lugar.

Algunos osos curiosos pueden acercarse (parándose frecuentemente por el camino) a ver qué somos. En este caso debemos quedarnos en el sitio y actuar transmitiendo seguridad; hablarle con voz firme y dejando que vea que somos humanos y no una presa. Normalmente el animal se retirará cuando lo haya comprobado.

En el caso de observar a osos polares cuando se encuentran nadando no se deberá interrumpir su recorrido, seguirle ni acercarse o rodear al animal entre los barcos. Asimismo, el motor de la embarcación deberá estar en una situación neutral.

Cuando haya animales en madrigueras, deberemos alejarnos de éstas inmediatamente a un mínimo de 1,6 kilómetros. Molestar a una hembra en su madriguera puede implicar el abandono –y consecuentemente la muerte- de las crías.

Información general del avistamiento de Osos Polares: http://arctic.fws.gov/pdf/pbguidelines2011.pdf
Pautas de seguridad para el avistamiento de Osos Polares: http://arctic.fws.gov/pdf/pb_safety_09_final.pdf
 

↑ Subir

Turismo Responsable - Fundación Faada

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 93 463 96 70 - turismo@faada.org
Turismo Responsable en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr

Política de cookies