Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Turismo y Animales

Rodeos

El rodeo es una actividad tradicional que se practica mayoritariamente en Estados Unidos y México.  Su origen se remonta a cuando, en el siglo XVIII, se arreaban, ataban y marcaban las reses en los ranchos americanos. Con el tiempo, los vaqueros encontraron una nueva fuente de ingresos convirtiendo esta actividad en un espectáculo. Hoy en día existen campeonatos y diferentes competiciones, patrocinadas por grandes empresas como Coca-Cola, y el rodeo es el deporte oficial de tres estados de EEUU.

Existen diversas variedades de rodeos: el espectáculo puede consistir en atar novillos, bueyes o potros salvajes, saltar sobre ellos, tratar de mantenerse encima o tumbarlos al suelo. En este tipo de eventos los animales pueden ocasionarse graves lesiones: son frecuentes las fracturas de espaldas, cuellos, patas, columnas, rabos, tráqueas y cuernos, las hemorragias internas, las perforaciones de pulmones, las heridas por roces y los desgarres de tendones, entre otros. Casi todos los animales utilizados en los rodeos son enviados directamente al matadero.

Hasta el caballo o el toro más dócil dará coces si se le ata con fuerza una cincha a su abdomen o si se les pinchan los genitales. A menudo además, se utilizan porras eléctricas, ungüentos cáusticos y látigos para irritar y enfurecer a los animales antes del espectáculo. Las reglas de la Asociación Profesional de Cowboys de Rodeo (PRCA) permiten que los animales se mantengan hasta 24 horas en remolques hacinados sin recibir la alimentación e hidratación adecuada antes del comienzo del show.

Algunos de los ejercicios que deben realizarse para obtener puntuación en las competiciones incluyen: montar 8 segundos seguidos sobre un caballo o toro sin más agarre que el propio petral de cuerda del animal, derribar un novillo, lazar los cuernos y luego las patas traseras de un novillo, atraparlo con un lazo, tirarlo al suelo y amarrarle 3 patas con una cuerda.

Los animales, herbívoros pacíficos por naturaleza, muestran comportamientos de pánico, ansiedad y miedo al realizar estas actividades. Especialmente en el caso de los eventos que implican novillos de 3 y 4 meses que son perseguidos y tumbados violentamente, muchos vocalizan y se defecan encima debido al estrés.

En Chile se practica también una modalidad del rodeo, con una historia propia de 400 años y en la que los jinetes o “huasos” tienen que atajar contra el novillo. Antiguamente se usaban machetes y se daban golpes en cualquier parte del animal, hoy en día, esta brutales técnicas se encuentran supuestamente reguladas.  

En cualquier caso, esta actividad sigue ocasionando hostigamiento innecesario y sufrimiento tanto a toros como a caballos, a los que se exige demasiado y que acaban recibiendo los golpes defensivos del novillo.

Es posible encontrar más información sobre el tema en las webs de Rodeo Facts aquí y Shark Online.

Política de cookies