castellano english
Facebook Facebook
Turismo Responsable
Menu

Turismo y Animales Encantadores de serpientes

Encantadores de serpientes

En países como la India (donde por cierto esta actividad se encuentra prohibida) y Marruecos es frecuente ver los llamados “encantadores de serpientes” que muestran a sus animales para pedir dinero. Cada año se cazan furtivamente miles de serpientes para estos espectáculos que son una de las principales causas de su desaparición.

Pertenecientes en Marruecos a la cofradía de los aissauas, actúan en Marruecos numerosos encantadores de serpientes tanto en zocos tradicionales para el público local como en hoteles y plazas públicas en ubicaciones turísticas. Tan sólo en Marrakech actúan 84 aissauas con serpientes.

Entre las especies más utilizadas se encuentran las cobras y las víboras bufadoras, cornudas o del Magreb; todas ellas especies muy venenosas. También se utilizan culebras de herradura, culebras bastardas, falsas cobras, culebras de schokar y viperinas.

Todas estas serpientes son capturadas en la naturaleza principalmente en los desiertos de Marruecos.

El alojamiento habitual de estos animales consiste en cajas de madera de unos 15 x 40 x 60 cm.  Dentro de las cajas se pueden mezclar distintas especies de serpientes causando en ocasiones depredación (especialmente de las culebras bastardas sobre otras), canibalismo o envenenamiento. Los ejemplares que no se alimentan por el estrés son alimentados a la fuerza.

No todas las serpientes reciben la misma atención; las especies más caras (cobras y víboras bufadoras) reciben ciertos cuidados, mientras que las menos caras apenas reciben atenciones ni alimento, y terminan muriendo por deshidratación e inanición al cabo de pocos meses.

Para evitar mordeduras, se suele cortar los colmillos de los animales, atar sus bocas con pequeñas cuerdas de plástico o pegar su boca con pega de manera que sólo puedan sacar la lengua. Es frecuente ver ejemplares con la boca deformada por esta mutilación de sus colmillos (en especial en las especies venenosas) que se lleva a cabo cada cierto tiempo dado que regeneran sus dientes. También se les quitan las glándulas de veneno con métodos inapropiados y con técnicas poco higiénicas. Por esta razón muchos animales pueden morir de infecciones generalizadas o de inanición.

Muchas de las serpientes que han podido ser rescatadas de los encantadores de serpientes por entidades como Wildlife SOS de India, se encuentran en un grave estado de deshidratación.

El aparente estado hipnótico de las serpientes en estas actividades se debe pues al dolor, condiciones térmicas inadecuadas, inanición y deshidratación y no a estar “encantadas” ni domesticadas. Al parecerse la flauta a otra serpiente y moverse de forma ondulante ante los animales, éstos responden con intimidación irguiéndose ante los instrumentos.

Se ha calculado que cada encantador utiliza una media de 7 serpientes al año. Al tratarse mayoritariamente de animales capturados de su estado salvaje, estas extracciones implican a la vez graves problemas de conservación considerándose estas actividades una de las principales causas del declive de ciertas especies de serpientes de la naturaleza.

Las serpientes sufren también en las granjas de serpientes donde se suelen hacinar en condiciones precarias y luego son sacrificadas para el uso de sus pieles.

 

(Artículo elaborado con información de la Revista REPTILIA y otras fuentes)

 

↑ Subir

Turismo Responsable - Fundación Faada

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Medio Ambiente y Medio rural y marino con el número 1/2004.
La Fundación FAADA, para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales es una entidad sin ánimo de lucro para la protección de los animales.

Telf. 93 463 96 70 - turismo@faada.org
Turismo Responsable en Facebook El Canal de FAADA en Youtube FAADA en Twitter FAADA en Flickr