Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Destinos - Las Bahamas

Las Bahamas

Parques nacionales

Exuma Cays situado cerca de 105 kilómetros (65 millas) al sureste de la capital, Nassau, fue el primer parque marino y terrestre del mundo. Aunque el parque es principalmente agua, la tierra es un refugio vital para un pequeño mamífero llamado jutía, varias especies raras y en peligro de iguanas y aves marinas como gaviotas y el pájaro tropical de cola larga-que anidan en los acantilados altos.

Las amenazas actualmente incluyen la construcción de alojamientos vacacionales y el turismo en auge que, si no se gestionan adecuadamente, pueden destruir la vegetación nativa y dar lugar a un aumento del tráfico en barco privado y comercial. Barcos y buceadores pueden causar daños irreparables a los corales amenazados. Otras amenazas son la canalización y dragado en alta mar, la contaminación del agua y la sobreexplotación de peces y otras especies marinas.

Otros aspectos ambientales significativos son el impacto del turismo sobre el medio ambiente, el deterioro de los arrecifes de coral, la eliminación de residuos y la contaminación del agua. La agencia ambiental principal es el Departamento de Servicios de Salud Ambiental. Gran Inagua protege a unos 30.000 flamencos, así como a la espátula rosada. La limpieza de tierra para fines agrícolas constituye un problema ambiental significativo porque pone en peligro los hábitats de la vida silvestre de la nación.

Las especies amenazadas incluyen el chipe de Kirtland, la curruca de Bachman, la tortuga de mar verde, la tortuga carey, la iguana de Allen Cayos, y la iguana isla de Watling. Más información sobre avistamientos responsables de animales.

Alimentar a las iguanas

Las iguanas que viven en el Norte de las Islas Bahamas son una de las especies de lagartos más amenazadas en el mundo y actualmente, en el estado salvaje, tan solo quedan unos 5000 ejemplares. Su hábitat natural, unas pocas pequeñas islas, se ve afectado por una serie de diferentes amenazas como la urbanización, la caza, las especies no autóctonas, el tráfico de animales exóticos y el turismo. Desde aproximadamente el 2008, hasta en las playas más remotas es posible ver turistas dando de comer a las iguanas y provocando que los animales pierdan el miedo a las personas, convirtiéndose en fáciles víctimas del tráfico ilegal o de la caza.

Además, los operadores locales suelen invitar a sus clientes a alimentar las iguanas con pan y uva, y los últimos estudios demuestran que los animales padecen ahora un “amplio abanico” de desviaciones nutricionales, como niveles elevados de glucosa e insuficientes de potasio. Algunos ejemplares incluso presentan altos índices de colesterol debido, probablemente, al hecho de que algunos turistas les dan de comer carne. El 100% de los animales alimentados artificialmente tienen parásitos internos y toda la población está ahora más expuesta al riesgo de epidemias. Para más información consultar aquí y aquí

Delfinarios

En este país también es posible encontrar centros que mantienen cetáceos (delfines, orcas o ballenas beluga) en cautividad La ciencia he demostrado que estos inteligentes animales sufren enormemente en las condiciones limitadas de los delfinarios y los niveles de estrés y mortalidad son muy elevados.

El entrenamiento de estos animales para los espectáculos circenses donde realizan comportamientos totalmente antinaturales, y que pueden perjudicarles físicamente, se consigue a través de mantener a los animales en un estado permanente de hambre para que actúen a cambio de un trozo de pescado muerto.

Condenados por su rictus facial, que asemeja una sonrisa humana, estos animales altamente sociales, que en la naturaleza nadarían largas distancias y se sumergirían hacia las profundidades, son utilizados para realizar acrobacias en pequeños tanques de cemento. Muchos de los ejemplares son arrebatados de la naturaleza. Más información en SOS Delfines.

"Pig Beach"

Las Bahamas son conocidas también por su famosa “Pig Beach”. Se trata de una playa en la isla Big Major Cay donde habitan cerdos salvajes que se han convertido en una de las mayores atracciones turísticas locales. Algo que ha desencadenado una serie de problemas.Los cerdos no son nativos del Caribe y su piel delicada puede quemarse con facilidad bajo el fuerte sol de las Bahamas.

Al haber muy poca vegetación en la isla, los cerdos tienen que depender de la comida que les ofrecen los turistas, que en muchas ocasiones les alimentan con chucherías e incluso alcohol (un tipo de “alimentación” que ha llevado a la muerte de varios animales). Estas interacciones además ponen en peligro también a las personas: han habido varios casos de cerdos hambrientos que han acabado mordiendo a los visitantes.

Los viajeros también deberían saber que se controla la población de estos animales mediante el sacrificio de los cerdos ya adultos, pues las crías resultan más atractivas para los turistas. Más información.

Otros posibles problemas a tener en cuenta

Fotografías con animales 

Perros y gatos callejeros

Buceo

Pesca Deportiva 

 

A continuación, un listado de ONGs locales que se pueden contactar en caso de querer hacer un donativo, una denuncia o encontrar un animal que necesita ayuda en las Bahamas:

Bahamas Alliance for Animal Rights and Kindness (BAARK)

Bahamas Humane Society

Cat Island Humane Society

Humane Society of Grand Bahama

Pet Pals Eleuthera

Proud Paws

Política de cookies