Alimentar a los animales salvajes: ¿actividad turística responsable?

Muchos de vosotros nos habéis ido preguntado si las actividades turísticas que ofrecen la posibilidad de dar de comer a animales salvajes son recomendables o no. Así que hemos decidido escribir un post específico sobre este tema, esperando poder ayudar a todos los viajeros a salir de dudas!

– Generalmente, la comida que solemos proporcionar a los animales salvajes no es parte de su dieta natural, puede no ser apta para ellos y hasta les puede causar enfermedades, heridas en la boca, en el aparato digestivo e incluso la muerte. Para poner un par de ejemplos, los canguros salvajes de Australia solo comen una determinada variedad de pastos y hierbas (¡es lo que su estomago puede asimilar y digerir!) y cualquier otro tipo de comida les puede causar serios problemas. Existe una deformidad llamada “ala de ángel” que afecta a muchos patos, gansos, cisnes alimentados artificialmente y con comida como palomitas, patatas, crackers, etc…es decir comida humana, no apta para ellos!

– Dar de comer a animales salvajes puede provocar que se vuelvan dependientes de las personas y que, con el tiempo, les resulte imposible sobrevivir en su estado salvaje y procurarse alimento por si mismos.

Los animales pueden perder el miedo a las personas y esto resulta extremadamente peligroso para ambas partes: los animales no se esconderán e incluso se acercarán a esas personas – incluso a aquellas que les quieran hacer daño- y los humanos correrán el riesgo de ser acosados por animales o incluso agredidos si están hambrientos.

– Alimentar a los animales salvajes puede interferir en sus ciclos vitales y migratorios, provocando graves problemas para la conservación de las especies.

– Por otro lado, los animales salvajes son, y siempre serán, impredecibles. Por muy buenas que sean nuestras intenciones, ellos nos pueden percibir como una amenaza,  asustarse y atacarnos incluso cuando no les queremos hacer ningún daño.

– Los animales acostumbrados al olor de la comida humana y al ver en las personas una fuente de comida pueden llegar a acercarse a campamentos y zonas habitadas, con graves implicaciones tanto para ellos como para las personas.

– En las zonas donde se alimentan artificialmente a los animales se suelen crear grandes aglomeraciones de los mismos, y esto puede provocar epidemias y la transmisión de enfermedades tanto de animales a otros animales como de animales a personas.

– Esta alimentación artificial puede crear tensiones antinaturales entre los animales que “compiten” por la comida de las personas llegando incluso a pelearse,  hiriéndose e incluso matándose entre sí.

– Dar de comer a los animales en zonas donde pasan coches es peligroso tanto para ellos, como para las personas y sus propiedades (los vehículos). Los animales pueden acabar atropellados o pueden intentar entrar en los coches en busca de comida. En 1998, en el Yosemite National Park (EEUU) más de 1.100 vehículos fueron “atacados” por los osos del parque generando daños por valor de 630,000$!

Alimentar de la mano a los animales es particularmente peligroso porque normalmente estos animales no saben donde acaba la comida y empiezan los dedos de las personas pudiendo provocar graves heridas a sus “benefactores”.

Ahora que tenéis esta información…esperamos que en vuestros viajes sepáis cómo actuar de manera responsable y qué actividades es mejor rechazar!

19/06/2014

2 pensamientos en “Alimentar a los animales salvajes: ¿actividad turística responsable?

  1. Pingback: Tiburones ballena en Oslob. Mejor busca otra opción. - Callejeando por el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *