Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Turismo y Animales

Exhibiciones de aves rapaces

En mercados medievales, zoos y parques de vario tipo, podemos encontrarnos con exhibiciones de aves rapaces.

La cetrería es una actividad de caza y exhibición que tiene lugar en países como España, Arabia Saudita, Mongolia, República Checa, Corea del Sur o los Emiratos Árabes Unidos. A pesar de que el 16 de Noviembre del 2010 fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, existen una serie de malas prácticas que se dan, habitualmente, en el mundo de la cetrería.

Condiciones de vida

En primer lugar, encontramos una serie de controversias en cuanto al cuidado y a las condiciones de vida que tienen estos animales. La mayoría de aves que son utilizadas para ejercer la cetrería son rapaces. Entre ellas cabe destacar el Azor, el águila de Harris o el águila real: se trata de aves que dada su envergadura y sus características, requieren de enormes espacios libres en los que puedan desempeñar sus actividades naturales y muy en especial, volar para ejercitar sus alas. Las aves utilizadas en la cetrería, viven enjauladas y en ocasiones, sobre todo cuando se utilizan para exhibiciones, son encadenadas por una de sus patas a una plataforma para evitar que se escapen. En muchas ocasiones se han observado animales bajo condiciones climáticas extremas y sin acceso a agua fresca.

Una de las herramientas que se utiliza en el entrenamiento es la caperuza o capuchón que los cetreros emplean para controlar al ave privándola de visibilidad para que no tenga conciencia de lo que ocurre a su alrededor.

Alimentación 

La alimentación es otro de los puntos determinantes a tener en cuenta. Son muchos los cetreros que cuentan con aves de diversas especies, lo cual conlleva mucha más dedicación. La alimentación de estos animales varía según su especie al requerir distintos nutrientes esenciales para un correcto funcionamiento de su organismo. Sin embargo, resulta mucho más cómodo para algunos cetreros alimentar con una misma dieta a todas las aves por lo que, a menudo, se les debe aportar de manera rutinaria suplementos vitamínicos que pueden llegar a ser perjudiciales para su salud.

La comida para estos animales es estrictamente controlada para que “rindan” en las exhibiciones. Calculadas al gramo, las dosis de comida se ofrecen a los animales a lo largo del espectáculo ya que una vez hayan saciado su hambre dejarán de responder a las órdenes de sus entrenadores.

Tráfico de animales

Otro de los problemas de esta actividad es la comercialización y la posibilidad de que se den casos de extracción ilegal de huevos o polluelos procedentes de aves salvajes. Para controlar esta práctica de expolio de los nidos, cada ave debería pasar una prueba para demostrar que su genética coincide con la de los padres y descartar su procedencia ilegal. A pesar de los controles que existen por parte de las autoridades, es muy difícil y acabar con el tráfico ilegal de estos animales.  

Manejo

Por último, debido al relativo éxito de la reproducción en cautividad de estos animales, su precio en el mercado es bastante bajo, algo que ha permitido a muchos aficionados iniciarse al mundo de la cetrería sin saber lo que dicha práctica puede llegar a implicar y sin saber bien cómo atender a los animales.

Muchos de estos animales tímidos y salvajes, viven viajando de un lugar a otro cuando se usan en mercadillos o para exhibiciones y concursos, sin oportunidades de volar, sin respetar sus ciclos diarios -ni tan siquiera cuando se trata de aves nocturnas y sin poder esconderse de la mirada de las personas.

Política de cookies