Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Ser un Turista Responsable - Viajar en Avión

Viajar en Avión

A la hora de desplazarse en avión con un animal lo ideal es viajar en vuelos directos, sin escalas, y se recomienda evitar sedar a los animales para que no tengan problemas respiratorios u otros durante el vuelo. Si se viaja en verano, es mejor escoger vuelos de mañana o tarde-noche para evitar las temperaturas elevadas. En invierno en cambio, lo ideal es el mediodía.

Viajar con un animal de compañía dentro de España resulta bastante sencillo. En el momento de hacer la reserva del billete de avión, en lineas generales, es preciso especificar que se va a viajar en compañía de un animal ya que las aerolíneas tienen un límite de animales permitidos por avión. Es importante verificar que la compañía ha aceptado al animal antes de comprar el billete. Si se va a viajar con más de una compañía es preciso verificar el reglamento de cada una. Imprescindible llevar la cartilla de vacunación ya que algunas aerolíneas requieren un certificado de buena salud emitido 10 días antes del vuelo.

Dependiendo de la política de cada compañía aérea y de las medidas del animal, éste podrá viajar en cabina o tendrá que ir a la bodega. Es importante asegurarse antes de qué política sigue la compañía escogida para no llevarnos sorpresas. Sea donde sea, el animal se deberá llevar en un transportin adaptado a las medidas y normas de la misma compañía.

En cualquier caso, las dimensiones del transportin tendrán que permitir que el animal pueda ponerse de pie sin que sus orejas toquen el techo del mismo, pueda darse la vuelta y también acostarse cómodamente.

Es muy importante verificar el cierre del transportin: tendrá que contar con puerta metálica y un cierre que no pueda abrirse en ningún momento. Una falla en la cerradura de la puerta puede provocar que ésta se abra y que el animal acabe corriendo asustado por el aeropuerto o paseando en el comportamiento de cargas del avión. Es decir, ¡podría perderse o resultar herido!

Se recomienda también poner unas bridas que aseguren que ningún extraño pueda abrir la puerta, verificar la capacidad de absorción del suelo y la ventilación del transportin. Es recomendable que el animal NO defeque ni orine en el transportin, y para evitarlo se aconseja dar un paseo largo antes de viajar (en el caso de los perros) y no darle comida cinco horas antes del embarque ya que podria hacer que vomite durante el trayecto.

De todas formas, el transportin tendrá que tener un suelo absorvente para impedir que se moje, además de tener una buena ventilación, ser sólido y resistente.

La ventilación del transportin es tan importante porque sin una correcta circulación del aire el animal podría sufrir un desequilibrio térmico o un golpe de calor por falta de oxígeno. De cualquier forma, las bodegas de carga de los aviones son presurizadas como las cabinas de pasajeros, así que el aire y la temperatura en esos compartimentos suelen estar controlados. En bodega hay que saber que no vuelan perros y gatos juntos.

También hay tener en cuenta que la parte delantera del transportin (la reja) no tendrá que ser demasiado abierta como para permitir que el animal saque la cabeza. Esto podría resultar peligroso tanto para él como para los encargados de transportar la jaula durante el embarque y el desembarque.

Para perros a partir de 15 kilos, los platos para agua que se venden junto a el transportín no son los más adecuados, ya que son demasiado pequeños, sobre todo para viajes largos o internacionales. Un "tupper" o incluso una maceta sin agujero pueden servir de plato grande para un perro de 15 a 30/45 kilos. Hay que recordar que las botellas para chupar no sirven en muchas ocasiones, ya que los perros adultos solo saben beber. En muchas llegadas internacionales los perros que viajan con esta opción de chupar aterrizan deshidratados.

No hay que olvidar colocar las etiquetas de identificación obligatorias. En general el transportin tendrá que llevar un doble etiquetado: el primero con la inscripción "animales vivos" y las flechas que indican la posición correcta hacia arriba; el segundo con los datos de la persona responsable, domicilio y teléfono de contacto del alojamiento en el lugar de destino.

La mayoría de animales presentan un estado de ansiedad y nerviosismo la primera vez que tienen que entrar en un transportin o en lugares nuevos. Por esto es importante acostumbrales antes: Durante un tiempo el transportin debería estar en el domicilio con la puerta abierta, una mantita, comida y agua dentro del mismo. De esta manera el animal entenderá que se trata de un lugar seguro.

Para un viaje tranquilo, el animal debe sentirse cómodo en su espacio. Para esto se puede añadir una prenda personal usada y sin lavar, para que el olor familiar ayude al animal a tranqulizarse. Además, si sus familiares están nerviosos, lo más probable es que el animal lo acabe notando y se irrite aún más. Así que es importante actuar de manera normal y evitar despedirse de manera angustiada.

Es importante asegurarnos de todos los detalles hablando con la compañía aerea escogida. Por ejemplo, en vuelos de Iberia los animales pueden ir en bodega o en cabina según el peso, pero desde 2016 no se permite viajar en bodega a perros y gatos de razas braquicefálicas (bulldog inglés, francés, bóxer, carlino, pit bull, etc.). Por otro lado, Vueling no permite el viaje con roedores y los perros no pueden ir en bodega. AirFrance, según el destino o el tipo de avión, prohibe viajar con animales a bordo; Ryanair no transporta ningún animal en ningún vuelo; otras compañías tienen flotas especiales para ellos, etc. Como hemos dicho, es imprescindible comparar y aclarar las condiciones con las compañías siempre antes de reservar el billete.

Política de cookies