Todo lo que necesitas saber sobre el decomiso del Tiger Temple

Foto: Tiger Trail

Foto: Tiger Trail

Este viernes, todos los 147 tigres del tristemente famoso Templo del Tigre (Tailandia) serán confiscados y tendrán que abandonar el centro, que –por fin –dejará de explotar a estos animales para fines de lucro.

¿Pero qué ha llevado las autoridades tailandesas a tomar esta decisión? Analizamos a continuación los principales sucesos de las últimas semanas para entender mejor lo que ha pasado:

A principio del pasado mes de febrero funcionarios del DNP (Thailand’s Department of National Parks) llevaron a cabo una redada en el Templo del Tigre después de recibir numerosas quejas sobre el comercio ilegal de animales pertenecientes a especies protegidas. Varias de las quejas indicaban que decenas de cálaos, chacales y osos eran mantenidos de manera ilegal en el centro. Durante el primer día de redada, llevada a cabo con una orden judicial, se encontraron 48 cálaos y 2 chacales. No se confiscaron los animales ese mismo día ya que las autoridades no estaban preparadas para una actuación de ese tipo y al día siguiente, cuando las autoridades ya estaban preparadas para llevarse a los animales, los chacales habían misteriosamente desaparecido. Los funcionarios empezaron por lo tanto a confiscar los cálaos mientras el personal del templo y los monjes intentaban detenerlos tratando de destruir las jaulas móviles.

Después de varios días, los funcionarios y la policía no acusaron a nadie de posesión ilegal de animales, marcando los animales confiscada como “fauna salvaje sin dueño”. En lugar de hacer cumplir la ley, el abad del templo fue absuelto de los cargos por ser una persona religiosa. Este tecnicismo en la ley ha sido utilizado a menudo cuando animales salvajes pertenecientes a especies protegidas eran mantenidos o traficados por monjes,  políticos o personas influyentes.

La segunda semana las autoridades empezaron a investigar las acusaciones de maltrato animal a daño de los tigres. Pero a los pocos días, la policía abandonó el templo afirmando que no se habían detectado episodios de maltrato y que las acusaciones se consideraban falsas. A pesar de las protestas de las ONGs nacionales e internacionales parecía que el caso estaba cerrado.

La última semana de marzo 2015 sin embargo, 3 osos negros asiáticos fueron encontrados en el templo y el mismo veterinario jefe del centro dio una conferencia de prensa acusando el templo de haber traficado con 3 tigres y haberles enviado a un país extranjero. Los responsables del templo negaron las acusaciones.

El 1 de abril, el DNP, el ejército y la policía intentaron acceder al templo para comprobar todos los tigres y sus microchips. Pero el personal del centro y los monjes cerraron las puertas y las jaulas, impidiendo la entrada a los funcionarios y negándose a cooperar con las autoridades.

El día siguiente, las autoridades solicitaron una orden judicial para volver a registrar el centro, acusando a sus responsables de mantener ilegalmente a los osos y de la desaparición de al menos 3 tigres.

Como consecuencia de esta larga serie de acontecimientos, el director general del DNP, Nipon Chotiban, ha ordenado que se confisquen todos los tigres del templo (que, recordamos, no son propiedad de los monjes que simplemente los “cuidan” en nombre del DNP) antes de finales de Abril.

¿Y dónde irán ahora estos animales? Hay lógicamente, mucha preocupación acerca de este interrogante sobre todo porque los tigres, híbridos criados en cautividad, no tienen posibilidad de ser reintroducidos en su hábitat natural.

Los animales, pasan ahora a ser responsabilidad del Gobierno de Tailandia, que según las últimas informaciones, tienen previsto enviarlos a dos refugios separados en Ratchaburi, KhaoPrathap Chang y Khao Hijo, que se estarían preparando para albergar adecuadamente los tigres pero sobre los cuales no tenemos más información.

Pero antes de esto, los animales tendrán que ser trasladados, algo que podría suponer varias complicaciones no solo debido a la probable resistencia de los monjes, sino también por las dificultades logísticas del caso y el comprensible estrés que padecerán los animales.

A la espera de conocer lo que pasará el viernes, desde FAADA nos alegramos de este importante paso adelante que podría suponer el fin de uno de los mayores centros del mundo de explotación animal para el turismo, y os mantendremos informados sobre los últimos acontecimientos.

Fuentes: http://www.wfft.org/wildlife-general/tiger-temple-update/

http://www.onegreenplanet.org/animalsandnature/government-seizes-all-tigers-from-thailands-tiger-temple/ 

Actualización del día 27/04/2015: Finalmente, el pasado viernes 24 de Abril 2015 las autoridades de Tailandia NO confiscaron los tigres del Templo del Tigre, sino tan solo controlaron el microchip de todos sus animales. El día siguiente, las mismas autoridades indicaron que se había llegado a un acuerdo con los monjes y que éstos podrían mantener a los tigres en sus instalaciones siempre y cuando dejaran de criarlos y de sacar provecho económico de ellos vendiendo entradas y fotos a los turistas. Dudamos mucho que los monjes cumplan con su palabra y que el Templo del Tigre cierre como atracción turística, y por esto invitamos los viajeros a ser artífices de la que parece ser la única manera posible de parar la explotación de estos animales: el boicot del centro por parte de los turistas.

Esta entrada fue publicada en Destino Asia, Entidades animalistas del mundo, Entidades en Asia, Sin categoría, Tú denuncias y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Todo lo que necesitas saber sobre el decomiso del Tiger Temple

  1. Pingback: Centros de tigres: Top 11 Comentarios típicos y reflexiones | Con Mochila – Información para un viaje de mochilero o por tu cuenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *