7 razones para NO visitar el Tiger Temple en Tailandia

Hemos decidido traducir para vosotros el siguiente artículo de Turner Barr, un chico muy viajero que el pasado mes de agosto decidió trabajar durante 30 días como voluntario en el Tiger Temple de Tailandia y…se fue después de 18. ¿Queréis saber porqué? A continuación podréis leer las 7 principales razones detrás de su decisión.

1)      Los cachorros de tigre son separados de sus madres para que puedan interactuar con los turistas a las dos semanas de vida.

Con apenas dos semanas, estos animales son arrancados de sus madres para que los turistas puedan darles el biberón y molestarles de mil maneras. En el estado salvaje, los tigres son animales solitarios pero se quedan con sus madres hasta los dos años. Dos años, no dos semanas.

2)      Cada día los cachorros son alimentados con biberón – una y otra vez, una y otra vez…

Mantener bien alimentado a un animal es una cosa buena, alimentarlo a lo largo de todo el día hasta que acaba vomitando la leche en fórmula, no lo es. El templo hace dinero sobretodo con los cachorros, así que darles de comer y molestarles cuatro veces al día acaba siendo algo normal.

3)      Tigres, tigres, tigres por todas partes, pero dónde están los demás?

Cuando trabajé de voluntario en el Tiger Temple, había 2 cachorros de 2 semanas, 3 de 6 semanas y 3 de 16 semanas. Como indiqué antes, el templo necesita cachorros, muchos cachorros, porqué son las gallinas de los huevos de oro del Tiger Temple. Pero, teniendo en cuenta una tasa de natalidad normal, en el templo debería haber entonces más de 122 tigres. ¿Dónde han acabado los demás? (Una pista: en muchos de los países vecinos se cree que ciertas partes de los tigres tengan poderes mágicos  curativos)

4)      Los tigres necesitan hacer ejercicio, pero muy pocos lo consiguen en el Tiger Temple

No sé vosotros, pero cuando no hago ejercicio yo acabo poniéndome gordo, perezoso y nervioso. Ahora imaginaros un tigre, el cual su existencia se basa en el ejercicio. Algunos críticos del Tiger Temple se quejan del uso de palos con bolsas para hacer jugar a los tigres. En mi opinión esto es bueno ya que, por lo menos, a estos animales se les proporciona el ejercicio y la estimulación mental que tan desesperadamente necesitan. El problema es que tan solo unos 20 de todos los tigres del templo llegan a hacer este tipo de ejercicio a diario. Los demás se quedan en pequeñas jaulas – a veces hasta 6 tigres en una sola jaula.

5)      Siempre hay un riesgo al estar demasiado cerca de los animales salvajes e impredecibles.

Cada año puntualmente, un tigre acaba atacando a un turista ingenuo. No importa que los tigres estén encadenados al suelo como prisioneros, no importa que hayan sido criados por humanos (perdón: arrancados de sus madres), siempre existirá la posibilidad de que un animal acabe atacando. Y cuando un tigre arremete, no es como cuando lo hace nuestro gato: es un animal de 180 kilos que actúa de manera distintiva. Duele. Preguntad a esta chica.

6)      Los tigres comen como un americano medio

Cada día, a los tigres se les da de comer pollo hervido. Muchos tienen sobrepeso y una musculatura subdesarrollada. Los tigres necesitan comer carne roja de manera regular para asegurarse enzimas y vitaminas para desarrollar correctamente su musculatura y para su salud a largo plazo. El Tiger Temple afirma que no puede dar carne roja a estos animales porque es “demasiado cara”. ¿Demasiado cara? Pues entonces supongo que el Tiger Temple no está haciendo dinero….

7)      El dinero que los turistas donan no se utiliza para la conservación de la especie, ni nada que remotamente se le acerque.

El Tiger Temple es un negocio. Y bastante sospechoso. El dinero de los turistas se utiliza, en primer lugar y de manera casi exclusiva, para la construcción de un nuevo y enorme templo Budista en frente del actual. Las donaciones de los turistas no ayudan a los tigres en estado salvaje, es más, falsamente hacen pensar a los turistas que están ayudando para la conservación de los tigres. Sobretodo, ¿cómo puede un templo afirmar que la carne roja es “demasiado cara” y utilizar sus ganancias para la construcción de otro enorme templo? Solo porque un sitio está gestionado por un grupo de monjes no significa realmente que sea santo (monjes que gestionan unos 32 millones de dólares..)

***

Votamos a través de nuestro dinero, así que la próxima vez que viajéis a Tailandia, en lugar de sacaros fotos con tigres encadenados, ¿porqué no hacéis un voluntariado con elefantes rescatados? Los tigres os los agradecerán y los elefantes también.

Para más información sobre la experiencia de Turner en el Tiger Temple, podéis mirar su vídeo aquí: Tiger Temple or Tiger Business? Volunteering behind the scenes….

Fuente: http://matadornetwork.com/change/7-reasons-think-twice-visiting-thailands-tiger-temple

Esta entrada fue publicada en Consejos de viajeros, Destino Asia, Entidades animalistas del mundo, Entidades en África, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 7 razones para NO visitar el Tiger Temple en Tailandia

  1. Pingback: 7 razones para NO visitar el Tiger Temple en Ta...

  2. cecilia rojas dijo:

    QUE PENA QUE ESTE PASANDO ESTO YQUE TANTO ARTISTA MILLONARIO ESTE CONTRIBULLENDO A ESTA MASACRE

  3. Pingback: “Turistadas” y maltrato animal, infórmate y no seas cómplice | Con Mochila – Información para un viaje de mochilero o por tu cuenta

  4. Pingback: La responsabilidad de viajar. ¿Soy un turista responsable?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*