Turismo y bienestar animal: Un nuevo dilema

Una vez más, nos encontramos con un dilema relacionado con el bienestar animal y el turismo.

En el suroeste de China se encuentra una reserva de “Monos negros de nariz-chata”, una especie muy rara y de la que se calcula que quedan en libertad solo unos 2500 ejemplares.

La “Baima Snow Mountain National Nature Reserve”, donde a día de hoy viven  1200 monos,  ha sido en los últimos años al centro de un autentico “boom turístico”.

Zhongtai Tsering, director de la reserva, afirma: “ Solíamos recibir tan solo 2 o 3 visitantes al día..y ahora nos llegan más de 30 turistas todos los días!”

Los visitantes llegan de China y de todo el mundo para observar a los particularísimos monos de cara blanca y labios rojos, que se consideran, al igual que el Panda Gigante, uno de los tesoros nacionales.

Por una parte, los responsables del centro se alegran de ver incrementado el número de turistas que llega a la reserva: “ El boom turístico nos ha ayudado a dar a conocer los monos de nariz-chata, algo que beneficiará nuestro trabajo de conservación” dice Zhongtai Tsering.

Pero por otro lado, hay también mucha preocupación acerca de las posibles consecuencias del impacto de los turistas sobre los animales.

Según el director del centro los monos están gradualmente perdiendo el miedo a las personas y están a riesgo de contagio de las enfermedades humanas. Preocupa además, que el repetido contacto con los turistas pueda llegar a modificar el comportamiento de los animales y poner en peligro el hábitat en el que viven.

A pesar de esto Tsering afirma: “Personalmente creo que todavía vale la pena luchar para la protección de esta especie mediante la exposición de un pequeño grupo de ellos a los turistas. ”

Zhu Pingfe, graduada en el Instituto de Zoologia de la Academia China de las Ciencias, está llevando a cabo un trabajo de investigación en el centro y dice: “Algunos turistas fuman mientras que observan a los monos y otros sacan fotos con el flash…”. Pero ella también está de acurdo con el director del centro a la hora de reconocer que sin el turismo, pocas personas conocerían las problemáticas relacionadas con  esta especie en peligro de extinción.

Espera además, que el turismo pueda traer fondos suficientes para recolocar las 20,000 personas que viven en la reserva natural y cuya presencia dificulta ulteriormente el trabajo de conservación de los monos.

Por último, aunque generalmente los turistas quieren acercarse todo lo posible a los monos, muchos son conscientes de los potenciales peligros que existen para los animales.

Roz Mauro, una turista estadunidense afirma que aunque le encantaría que se construyeran más senderos en la reserva, esto sería algo bueno para los turistas…pero seguramente no para los monos.

Fuentes: http://english.peopledaily.com.cn/90882/7952445.html

http://www.travel-news.co.uk/6159/2012/09/tourism-could-hurt-yunnan-monkey-reserve/

05/10/2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *