Nueva aberración: abre en China el primer hotel con osos polares

China vuelve a ser escenario de un polémico debate, después de convertirse en el primer país del mundo en inaugurar un hotel con osos polares como “objeto temático” en su interior, en la localidad de Harbin (Heilongjiang).

El hotel en cuestión se encuentra dentro del parque temático y zoológico “Harbin Polar Land”, y en su interior los huéspedes tienen la posibilidad de ver osos polares las 24 horas del día, desde cualquiera de las 21 habitaciones que el hotel tiene disponibles.
Los grandes ventanales permiten una vista de 360º sobre los animales, que se encuentran en un pequeño patio central con estanques, rocas postizas y hielo artificial. Desde el hotel, afirman que también hay disponible un área al aire libre, para que los osos puedan salir.

La necesidad de atraer turismo al país, afectado gravemente por la pandemia, hace que se propongan soluciones de este tipo, como es la de explotar todavía más la vida salvaje en favor del entretenimiento humano. Algo particularmente grave en el caso de los osos polares, animales amenazados que, en libertad, llegan a estar activos durante 18 horas al día y hacen recorridos diarios de varios kilómetros. Esta especie sufre especialmente en cautiverio, y en un lugar tan pequeño como un hotel es imposible que estos animales puedan desarrollar plenamente sus instintos.
El hecho de estar rodeados de personas y fotografiados las 24 horas del día, no les permite descansar con plenitud, negándoles todo eso que es importante y natural para ellos. Además, el estrés y la frustración, provocada por la cautividad, les puede hace adoptar comportamientos agresivos o incluso de autolesión.

El entretenimiento que ofrece este hotel no se diferencia en ninguna manera de cualquier otro tipo de zoológico o parque temático que exhiben animales y que se lucran de su explotación.
Aun así, el establecimiento está haciendo oídos sordos a las críticas nacionales e internacionales, y de momento va a continuar ofreciendo las mismas actividades, teniendo todas las habitaciones llenas para los próximos meses. Además, al igual que hacen muchos otros centros con animales en cautividad, sus responsables presentan la iniciativa como una forma de “salvar” a los osos, ya que su hábitat natural se está viendo afectado por el cambio climático y poder ofrecerles este tipo de espacios les “salvará” como especie.

Pero ayudar a la especie no pasa por recolocar a los animales en espacios cerrados, sino en emprender acciones que mejoren sus condiciones actuales en los hábitats para los que están naturalmente adaptados. 

Tener osos polares en un hotel además, hace que los veamos más humanos y menos peligrosos, cuando son especies salvajes que no deberían tener contacto alguno con nosotros.

La principal razón por la que siguen existiendo los espectáculos y las atracciones con vida silvestre es porque hay personas que los perpetúan siendo partícipe de estas actividades de entretenimiento. Si quieres formar parte de un turismo responsable, evita cualquier tipo de interacción con los animales que no se encuentren en plenas condiciones de libertad o acude solo a santuarios reales.

Fuente: The Guardian 

21/05/2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *