Mini-guía para reconocer elefantes capturados del estado salvaje

Como seguramente ya muchos de vosotros sabréis, varios de los elefantes que se emplean en los “campamentos turísticos” de diferentes zonas de Asia y de Tailandia en particular, han sido cazados del estado salvaje.

A continuación, os dejamos una “mini-guía” sobre cómo reconocer esas señales, tanto físicas como psicológicas, que dan a entender que el elefante que estamos viendo podría efectivamente haber sido capturado de su hábitat natural. ¡Esperamos os resulte útil!

INDICIOS FISICOS

HERIDAS (ESPECIALMENTE EN LA ZONA DE LA CABEZA): Las heridas que presentan estos animales son normalmente consecuencia del proceso de “entrenamiento” denominado Pajaan. En particular, los mahouts suelen apuntar a ojos, orejas y cabeza (es decir, a las zonas más sensibles del animal) para obligarles a obedecer y a actuar de manera sumisa. Los elefantes salvajes además (tanto los adultos como las crías), resultan más difíciles de controlar que los nacidos en cautividad y a menudo acaba resultando necesario recurrir a la fuerza para hacer que obedezcan.

LESIONES Y MARCAS DE CADENAS ALREDEDOR DE LOS PIES: al no estar acostumbrados a la cautividad y al tener que permanecer atados, los elefantes capturados del estado salvaje suelen intentar librarse de las cadenas o moverse de una manera tal que acaba provocándoles heridas.

HEMBRAS DE ELEFANTES QUE NO PUEDEN AMAMANTAR A SUS CRÍAS: Las hembras de elefantes suelen amamantar a sus crías hasta que éstas tienen aprox. unos 18 meses. Si observamos una madre que no tiene leche y no da de mamar a la cría de elefante que tiene a su lado, esto podría indicar que el pequeño elefante – o ambos animales – han sido capturados de la naturaleza y sucesivamente presentados al público como una “familia”.

INDICIOS COMPORTAMENTALES

CRÍAS DE ELEFANTE AISLADAS DEL GRUPO: tanto en el caso de animales nacidos en la naturaleza como en cautividad, las crías e elefantes suelen formar un vínculo muy estrecho con sus madres y con los otros miembros del grupo y raramente se apartan de su lado. Si observamos una cría aislada o que intenta escaparse de su madre (o al revés) esto puede indicar que el animal ha sido arrebatado de su familia real.

ELEFANTES MELLIZOS

En la naturaleza, los elefantes mellizos son extremadamente raros (representan el 1% de todos los nacimientos). Pero en cautividad, las hembras que tienen una cría (y leche) pueden ser forzadas a “adoptar” a otra que ha sido cazada del estado salvaje. Se suele recurrir a este “truco” también para facilitar el registro de animales capturados de manera ilegal.

Fuente: «An assessment of the live elephant trade in Thailand» (Elephant Family; Traffic)

31/07/2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *