Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Turismo y Animales

Turismo y Animales

En un mundo crecientemente urbano y globalizado, alejados y aislados cada vez más de la naturaleza, las posibilidades para acercarnos y conectarnos con el mundo natural se multiplican y suponen una nueva tendencia en alza. Sin embargo, según por qué actividades nos decantemos, la elección puede tener graves repercusiones sobre los animales. Actualmente existen multitud de ofertas turísticas que tienen como reclamo la interacción con animales salvajes.

Es vital aprender cómo son los animales, descubrir su papel en el ecosistema en el que habitan y para el que sido adaptados tras años de evolución. En la mayoría de las actividades programadas en la que los animales son protagonistas, lo único que vemos son individuos arrebatados de su ambiente, emplazados en un hábitat artificial, sufriendo y realizando comportamientos impropios de su especie.

Los encuentros con los animales deberían reconectarnos con la naturaleza, recordarnos que somos parte de ella y que compartimos este planeta con otros seres vivos que tienen el mismo derecho que nosotros de estar aquí y a quienes tenemos el deber moral de respetar.

El uso de animales como reclamo para el entretenimiento causa serios problemas tanto para el bienestar animal como, en algunos casos, para la conservación de las especies. En el caso de las formas más extremas de entretenimiento – como son las situaciones de cautiverio- el sufrimiento al que se enfrentan los animales es continuo y en numerosas ocasiones acaba con su vida.

Los valores que transmiten las actividades que utilizan animales refleja la creencia de que los animales están aquí para nuestra diversión y explotación, lo cual no solo los degrada, sino que también desensibiliza y desconecta a la sociedad ante los actos de crueldad a los que se ven sometidos. No olvidemos que el uso y la exhibición de animales salvajes no deja de ser una actividad lucrativa para muchos. Este beneficio económico prima por encima de las necesidades biológicas, físicas, emocionales y comportamentales de los animales. Desde 1979, a raíz del informe Brambell, se reconocieron en la Unión Europea las llamadas 5 libertades necesarias que asegurar el bienestar animal.

  • No padecer hambre ni sed
  • Ausencia de incomodidad
  • No sufrir dolor, heridas o enfermedades
  • Libertad para expresar su comportamiento natural
  • No sufrir miedo ni angustia

A pesar de ser reconocidas mundialmente, la aplicación de estos criterios difícilmente se puede cumplir en actividades en las que los animales han sido arrebatados de su hábitat natural y despojados de su entorno y de su naturaleza, viven en situación de cautiverio, son sometidos a castigos físicos o son expuestos a continuas situaciones de estrés.
La vinculación existente entre la preocupación animal, medioambiental y social es creciente y constituye un factor determinante a la hora de decidir qué tipo de actividades podemos elegir cuando viajamos a países en los que el uso de animales salvajes con objeto lúdico es frecuente. Practicando un turismo responsable tenemos el poder de mejorar las vidas de los animales y acabar así con la oferta de las actividades que se nos ofrece bajo una falsa apariencia de respeto por los mismos. Se debe trabajar para minimizar los impactos del sector turístico sobre la naturaleza y los animales y promover así una industria responsable que apueste por la reconversión de sus actividades.

A día de hoy contamos con numerosas alternativas que nos permiten conocer y acercarnos de manera respetuosa a los animales. Existen multitud de documentales, películas y páginas especializadas, así como numerosas webcams situadas en parajes naturales o centros de rescate que nos permiten aproximarnos a los animales en su hábitat natural, condición indispensable para entender cómo es la naturaleza del resto de co-criaturas con las que compartimos el planeta. Gracias a estos recursos nuestra fascinación por la naturaleza puede ser satisfecha sin la necesidad de obligar a los animales a vivir en cautividad. Sensibilizarnos con la vida de los animales desde el respeto constituye en nuevo punto de vista que nos permite descubrir la dura realidad que viven estos seres, fuente económica y objeto de negocio de algunas personas.

Rescatar animales salvajes de situaciones de maltrato es extremadamente difícil ya que no existen centros públicos donde reubicarlos y los pocos centros privados existentes no disponen de los recursos suficientes. Practica un turismo responsable y ayúdanos a evitar que estos animales tengan que ser rescatados de una vida de privación y sufrimiento no participando en fomentar su demanda.

FAADA cuestiona la industria del cautiverio y del espectáculo con animales tanto a nivel estatal como europeo: investigamos casos de negligencia o maltrato, exponemos el sufrimiento y la explotación de los animales salvajes, hacemos campañas para la aprobación de leyes más estrictas para su protección y tratamos de crear conciencia entre todas las partes implicadas.

Dossier completo

Descargar Dossier completo en formato pdf (10.5Mb)

Sobre esta sección

En casi todos los viajes, ya sea como parte de nuestros planes como sin buscarlo, los turistas nos encontramos con actividades que implican animales. Con 900 millones de turistas al año, y una creciente previsión, el impacto potencial sobre estos animales es inmenso. Listamos algunas de las actividades que quizás te encuentres cuando viajas y los problemas que suponen para los animales.

Política de cookies