Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Turismo y Animales - Conciencia Ecológica y Social

Conciencia Ecológica y Social

Cuando viajamos, nuestra actitud y nuestra conciencia con el entorno pueden marcar la diferencia en la práctica de un turismo responsable.

No se trata solo de rechazar el maltrato animal que por desagracia ocurre en numerosos lugares bajo distintas formas (lucrativa, culturales, tradiciones, etc.). El respeto por los animales debe ser parte de una conciencia inclusiva en la que el resto de factores y realidades del lugar que visitamos estén presentes.

Afortunadamente, el crecimiento y las repercusiones del turismo son tenidos en cuenta más allá de su valor económico. El concepto de huella ecológica de la industria turística hace referencia, entre otros, al rastro de contaminación y demás consecuencias medioambientales derivadas nuestros viajes.

Reducir el rastro de nuestros pasos

Una de las premisas que debe guiar siempre nuestros viajes es la de dejar el menor rastro de nuestra presencia. Dada la masificación de muchos destinos turísticos - incluidos aquellos que están considerados sostenibles- y la irresponsabilidad de los propios viajeros, la actividad humana tiene consecuencias inevitables y generalmente negativas para los ecosistemas: nuestros desechos y la basura que nos dejamos detrás tras un día de playa por ejemplo, pueden acabar con varias vidas y hacer del hábitat de muchos animales un lugar repleto de peligros.

La sostenibilidad, la mejor alternativa

Uno de los factores que no debemos olvidar es que, si queremos que las prácticas turísticas respetuosas crezcan y se conviertan en el modelo a seguir, es indispensable que las comunidades locales gocen de una prosperidad económica y social. Los destinos que son objeto de la explotación eliminan cualquier opción para un intercambio enriquecedor entre culturas. Por ello, el respeto que demostremos en nuestra calidad de turistas, es la llave para entender otras culturas y eventualmente, la mejor oportunidad para identificar las necesidades ocultas que pueden estar detrás de ciertas actividades perjudiciales contra la flora, la fauna o las personas y, ayudar así a ponerles fin. Así mismo, es importante que, siempre de manera respetuosa, ayudemos a las poblaciones locales y a los operadores turísticos a entender que la explotación animal y el hecho de exponer a los turistas a interacciones potencialmente peligrosas, puede tener un impacto negativo a largo plazo en la economía de la comunidad y del país.

En definitiva, es importante que las poblaciones locales valoren su entorno natural y lo protejan no sólo para la conservación sino también para su sustento económico que en gran parte depende de él.

Política de cookies