Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Turismo y Animales

Avistamiento de focas

Existen algunos destinos turísticos en los que la observación de focas crece en popularidad. Islandia, Escocia o Namibia han visto como el número de visitantes en busca de este tipo de experiencias ha crecido exponencialmente.

A pesar de encontrarnos ante una actividad carente de un código de conducta internacional (Öqvist, 2017), la preocupación por los efectos de esta actividad en la conservación marina es creciente. En el caso de contratar un avistamiento de focas en el mar, tendremos que aplicar códigos de conducta recomendados para la observación de fauna salvaje marina.

Escocia acoge el mayor número de focas comunes de Europa, pero su población, tal y como señalan desde el Seal Mammaml Research Unit  ha disminuido en los últimos años. Existen varias razones que explican este descenso - excesiva polución, ingesta de químicos, redes de pesca o la contaminación acústica-, y el estrés provocado por la presencia humana es una de ellas: la molestia humana puede llevar a las madres a abandonar sus crías (Hoover-Miller, 1994) o a la búsqueda de nuevas zonas de para dar a luz. En el Reino Unido, para reducir estos efectos negativos derivados del avistamiento da fauna marina, han desarrollado el sello TheWiseScheme a los operadores turísticos que ofrecen estas actividades de una forma segura para la fauna salvaje.

Las focas que se encuentran sobre la tierra, rocas o sobre el hielo pueden ser muy sensibles la presencia de personas o barcos. Es importante identificar las señales que nos indican que nuestra presencia interfiere y amenaza el bienestar de estos animales.

Los comportamientos indicadores de molestia son los siguientes:

  • Giros de cabeza repentinos. Señalan un aumento en el estado de alerta.
  • Cambiar de postura, de estar tumbada a estar recta.
  • Alejarse con rapidez de la embarcación que se aproxima.
  • Abrir la boca en señal de amenaza (similar a un bostezo)
  • Muestras de agresividad o embestidas dirigidas en nuestra dirección.

Por ello, el avistamiento de focas debe responder a las siguientes pautas propuestas por la IAATO (International Association of Antartica Tour Operators) en su Código de Conducta para el avistamiento de focas en tierra:

  • Mantener una distancia de seguridad mínima entre 50 y 10 metros. Las focas y los lobos marinos tienen una gran movilidad en tierra y pueden embestir (y morder) si te aproximas demasiado.
  • No rodearlas ni separarlas, especialmente a madres y crías. Mantenerse a un lado y a la vista de ellas.
  • En las playas, evitar ponerse entre las focas y el mar
  • Caminar por encima de donde se encuentran tratando de no cruzarse en su horizonte, ni llamar su atención.
  • A menudo, la madre deja sola a su cría cuando se está alimentando. Estos cachorros no están abandonados, debemos dejarlos tranquilos y nunca tocarlos.
  • Guardar silencio y tranquilidad. Mantener al mínimo las conversaciones, el ruido de motores, así como el de walkie-talkies o radios.
  • Si un individuo o un grupo se mueven hacia el agua o varios animales se meten el agua rápidamente, retirarse lentamente y con cuidado.
  • Estar alerta de los animales escondidos en áreas de hierba. Lo ideal es que un miembro del personal guíe el camino con un bastón.

Política de cookies