Una excursión en dromedario acaba en fatídica tragedia

Un joven de 20 años murió después de sufrir graves lesiones mientras realizaba un paseo en dromedario en el Parque Natural del Túria, en Manises (Valencia). El chico estaba realizando una excursión, organizada por una empresa de la localidad, encima del animal junto con su hermana y acompañado de sus padres, cuando el camélido en el que iban él y su hermana se asustó tras encontrarse con una chica a caballo. El dromedario, aterrado, salió desbocado a alta velocidad, lanzando por los aires al joven, y arrastrando a su hermana por el suelo durante varios metros. El animal frenó solo al toparse con un vehículo que finalmente pudo interceptarlo.

Después de este dramático suceso, la empresa responsable sigue ofertando las mismas actividades con animales dirigidas sobre todo a familias con niños. Entre ellas, el paseo en dromedario. Familiares y amigos del fallecido han indicado a medios de comunicación que la empresa debería redefinir sus medidas de seguridad para así ofrecer mayor protección a las personas que acuden al parque, como llevar casco o atar los dromedarios en hileras. Pero ¿qué pasa con la seguridad y el bienestar de los animales?

Tal y como llevamos años indicando a través de nuestra campaña de turismo responsable, es muy complicado ofrecer a dromedarios y camellos en cautividad un estado real de bienestar, una correcta alimentación y condiciones óptimas de salud.

Además, el estrés que estos animales pueden llegar a padecer en interacciones turísticas y el esfuerzo físico que tienen que realizar durante las mismas, aumentan las posibilidades de que se produzcan accidentes. Sobre todo, considerando que se trata de animales fuertes y que, especialmente en la época de apareamiento, pueden tornarse particularmente agresivos.

En definitiva, te invitamos a informarte sobre las problemáticas relacionadas con el uso de camellos y dromedarios en paseos con turistas y a reflexionar detenidamente sobre la posibilidad de participar en una actividad de este tipo, tanto por lo que una vida en cautividad implica para estos animales, como para los riesgos a los que tú mismo/a te expones:

http://turismo-responsable.com/s30.

 

Fuente: Las Provincias 

07/05/2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *