Madagascar

Isla de los lemures

Madagascar es una isla muy especial y de una gran importancia biológica. Nuestra compañera Andrea tuvo la oportunidad de viajar hasta allí y comparte con nosotros su experiencia en algunos lugares de la isla.

La separación de Madagascar del continente africano, hace ya mucho tiempo, causó un aislamiento que ha favorecido la conservación en su territorio de multitud de especies únicas en el mundo, siendo hasta un 80% de ellas endémicas de la isla.

Las más conocidas son los lémures que son una infraorden de primates, el fossa (el depredador más grande de la isla), tres familias endémicas de aves y seis especies endémicas de baobabs.

En la isla existe una problemática grave relacionada con los lémures que se suelen usar como reclamo para atraer a clientes y turistas

por lo que la presencia de lémures cautivos en jaulas, en algunos restaurantes y/o hoteles es bastante habitual. Gran parte de ellos se encuentran en jaulas pequeñas, sin enriquecimiento y con una falta de bienestar absoluta, por lo que es frecuente encontrarlos realizando comportamientos estereotipados. Además la legalidad alrededor de la tenencia de algunos de estos animales es bastante dudosa, por lo que en caso de ser testigo, se recomienda avisar a alguna ONG local o a las autoridades de la zona para comunicárselo.

En Madagascar los problemas con los animales derivan principalmente de los centros de fauna, ya que muchos de ellos son realmente zoológicos que mantienen animales salvajes cautivos, que promocionan las interacciones con ellos, y que habitualmente promueven el contacto con los lémures libres. Es muy común en algunos sitios dar de comer a los lémures y así promover el contacto directo con estos animales, sin ningún tipo de seguridad, ni tampoco control de la comida que les da cada grupo que pasa por allí.

Reserva Natural Pereyras

Se pueden observar dos especies de lémures en libertad: el lémur marrón (Eulemur fulvus) y el sifaka de Coquerel (Propithecus coquereli). Junto a la reserva hay un centro de animales que mantiene en cautividad más de 15 especies de camaleones y otros reptiles, como por ejemplo varías especies de dragones de cola de hoja (Uroplatus sp), serpientes (incluida la boa de Madagascar, Sanzinia madagascariensis), tenrecs, murciélagos, mariposas y otros animales.

En este centro muchos de los animales se sacan de sus alojamientos con el propósito de que los visitantes los vean y los fotografíen mejor. También hay algunos que van pasando de mano en mano de los visitantes, para tocarlos, cogerlos y/o hacerse fotografías. Teniendo en cuenta que esta dinámica se repite con cada grupo de turistas que visita el centro, se puede decir que los animales viven sin tener nunca un momento de tranquilidad, además de estar cautivos de por vida.

Reserva Natural Pereyras1

 

 

 

 

 

Por tanto este lugar es realmente como un zoo, que busca lucrarse de la exhibición de estos animales. Más opiniones aquí.

Islas de los lémures

Islas a las que se ha de acceder en canoa donde se pueden ver varias especies de lémures e interaccionar con ellos, con especial atención a los lémures de cola anillada (Lemur catta). Hay además una Reserva de cocodrilos y un centro de cría de fosas (Cryptoprocta ferox), el nativo carnívoro más grande de Madagascar.

Los guías animan a los visitantes a dar de comer a los lémures, y a que estos salten y se coloquen encima de ellos. Se da por tanto una interacción directa con los animales.

Isla de los lemures1

No existe tampoco un control de la comida que se les da. Todo el mundo puede darles de comer, y entonces luego llega otro nuevo grupo, que probablemente vuelve a dar de comer a estos mismos animales. Hay también un contacto muy directo con los lémures de cola anillada. Los guías previenen de ellos advirtiendo de que son los más agresivos y que pueden llegar a morder, pero por el contrario el contacto es fácil interaccionar con ellos y también carece de seguridad.

 

Reserva de Ivoloina

Tienen un centro de fauna que acoge una gran variedad de especies de lémures diurnos y nocturnos, reptiles y anfibios. En libertad hay poblaciones salvajes de lémur de Vari (Varecia variegata) y lémur coronado (Eulemur coronatus). La reserva pertenece a una ONG local, Madagascar Fauna Groupe, e incluye también laboratorio, centro de interpretación, cantina, tienda de recuerdos y vivero de plantas autóctonas.

Paradójicamente el centro se autodenomina como “zoo”, pero en realidad no lo es; no compran, ni venden, ni ceden animales, y no los obligan a someterse a programas de cría para aumentar la población de animales cautivos. Por tanto funciona más bien como un centro de recuperación. Se creó para albergar a lémures y tortugas que eran confiscados y que no se podían reintroducirse. Realizan grandes labores de investigación, conservación y educación. Y en este caso sí que se reintroducen en su hábitat natural a los animales que pueden ser reintroducidos, por lo que los únicos que se quedan en cautividad son aquellos que realmente no tienen esta posibilidad.

Por otro lado hay que reconocer que las instalaciones en las que albergan a algunos de los animales son pequeñas y tienen muchos aspectos que se podrían mejorar, pero es sólo por falta de recursos, y es por tanto uno de los objetivos que tienen en el punto de mira.

Es un lugar recomendable para visitar si viajas a Madagascar.

Reserva privada Palmarium

Ésta es una reserva que acoge 10 especies de lémures, camaleones, orquídeas, y las famosas plantas carnívoras autóctonas del género Nephentes. Se trata de una reserva privada en la que se ha de reservar con anterioridad para poder visitarla y alojarse. Tienen un plan de conservación del Aye aye (Daubentonia madagascariensis), primate endémico de Madagascar, y que se encuentra en peligro de extinción. La excursión nocturna para ir a ver este animal es un tanto cara, pero el dinero que se recauda de la misma es destinado a la conservación del Aye aye, por lo que realmente hacen una gran labor por la conservación de este animal.

Otro lugar recomendable para visitar en Madagascar.

Kirindy Forest

 Kirindy Forest (fossa)Kirindy (lemur)

 

 

 

 

Kirindy es un bosque gestionado de forma privada en uno de los ecosistemas más amenazados de Madagascar: los bosques caducifolios secos. Es famoso por la presencia del fosa, el depredador más grande de Madagascar. La flora es igualmente inusual – un número de especies únicas se encuentran en Kirindy.

Los alojamientos consisten en bungalows abiertos, muy simples, con mosquiteros y electricidad. Kirindy es una parada de un día para la mayoría de los visitantes – en realidad muchos visitantes sólo se detienen aquí para una caminata de noche en su camino a otro lugar. El bosque es también muy seco. Y hay que tener en cuenta que Kirindy no es accesible desde mediados de enero hasta finales de marzo debido a la lluvia.

Normalmente recomiendan una estancia corta, ya que los alojamientos son excesivamente caros, al igual que el restaurante, y se aprovechan de que es la única alternativa en el parque y alrededores cercanos. Pagando lo que se paga, que no es poco, para las visitas/caminatas al parque y la estancia, sorprenden las malas condiciones en las que se encuentra el lugar, sobre todo la gran cantidad de suciedad que hay en todo el parque.

Centre ValBio

Centro Valbio está situado junto al Parque Nacional de Ranomafana en la parte sureste de Madagascar. El parque consta de selva tropical que se encuentra a unos 90 kilómetros al oeste del Océano Índico en la escarpa orientada al este de la meseta central de Madagascar.

Allí trabajan para proteger ecosistemas únicos y biológicamente diversos de Madagascar, a través de ciencia de la conservación y de proyectos que benefician directamente a la población local, incluyendo un servicio de asistencia sanitaria. Tiene una estación de investigación situada al borde de Ranomafana, y que funciona bajo la dirección de la primatóloga de renombre mundial Patricia Wright. En colaboración con los aldeanos, están ampliando las fronteras del conocimiento y salvaguardando la biodiversidad para las generaciones futuras.

Con ellos existe la posibilidad de hacer visitas o realizar un voluntariado. Disponen de alojamiento, pero recomiendan reservar anteriormente con tiempo, por correo electrónico (centrevalbio@gmail.com) o por teléfono 034 135 8171 o 033 027 5398.

Muy recomendable.

Si quieres saber más sobre los problemas asociados al turismo con animales, o informarte sobre otros destinos, ¡no dejes de leer nuestro blog ni de visitar nuestro mapa!

10/02/2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *