Gorilas enfermos de turismo

Los gorilas de montaña pueden enfermar a causa del turismo. La alarma fue lanzada en el último número de BBC Wildilfe, famosa revista británica de divulgación naturalistica. El artículo subraya, entre los muchos aspectos positivos de esta actividad de ecoturismo, un potencial peligro. Nacida, en efecto, para preservar los raros gorilas de montaña, esta actividad tiene también el riesgo de convertirse en un peligroso boomerang si no se toman precauciones.

El origen del estado de alerta es el descubrimiento al principio de este año que la causa de la muerte de dos ejemplares en el 2009, una hembra y un joven, fue una patología respiratoria, contagiada probablemente por los turistas.

Tenemos que encontrar el adecuado equilibrio entre conservación y gestión de las especies”, subraya Massimiliano Rocco responsable de especies del WWF. El uso de pequeñas máscaras protectivas por la nariz y la boca, el mantenimiento de una correcta distancia hombre-gorila y el control del estado de salud de los visitantes son herramientas útiles para evitar que nuestros “primos” no enfermen por causa nuestra. Es comprensible que pueda ser demasiado pedir a una persona que renuncie a su excursión para ver a los gorilas porque el día antes ha cogido un resfriado, después de que haya pagado miles de euros para este viaje. Es fundamental sin embargo sensibilizar a los turistas sobre los riesgos que pueden causar a estos primates, debido a su estado de salud.

Los gorilas representan en Uganda, Ruanda y República Democrática del Congo una importante fuente de ingresos, estimada por lo menos en más de 14 millones de euros al año. Mucho de este dinero se utiliza para apoyar proyectos de conservación de estos y para facilitar la existencia de las comunidades locales que viven alrededor de las áreas protegidas donde viven los gorilas.

Es de señalar que un reciente estudio científico, Extreme Conservation Leads to Recovery of the Virunga Mountain Gorillas publicado su PLoS ONE, demuestra el buen estado de salud que tiene la población de gorilas en las montañas Virunga, que ha aumentado gracias a las actividades de conservación, de 250 ejemplares del 1981 a 480 del 2010. El aspecto paradójico es que los grupos de gorilas más acostumbrados a la presencia de investigadores y ecoturistas son los más sanos. “Un aspecto – afirman los autores de la investigación – que probablemente se debe a que los investigadores, veterinarios y guardaparques protegen y controlan diariamente a los animales”.

Fuente: naturepl.com/Andy Rouse/WWF

Debemos recordar que cuando avistamos a los animales en su estado natural, el bienestar de éstos debe tener prioridad absoluta sobre nuestras acciones. Todas las precauciones son pocas. En este enlace encontraréis recomendaciones para avistar primates de manera responsable.

 

Esta entrada fue publicada en Consejos de viajeros, Destino África, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>